Beneficios del reiki



Pero ¿qué es reiki exactamente?
Reiki es una palabra sánscrita que significa REI, energía universal y KI, energía vital. 

Es una técnica de canalización y transmisión de energía vital a través de la imposición de manos, que se utiliza para obtener paz y equilibrio en todos los niveles: 
Físico: mejoría en dolencias, lesiones, metabolismo,etc. 
Emocional: problemas sentimentales, agresividad, infelicidad, etc. 
Mental: hábitos dañinos, estrés, insomnio, etc. 
Espiritual: armonía, paz, equilibrio, etc. 

Reiki actúa en profundidad yendo a la raíz del problema físico o emocional, permitiendo que la emoción o el patrón de conducta que ha creado el desequilibrio, se manifieste y sea sanado. 

También nos ayuda al crecimiento personal y a la expansión de nuestra conciencia. 




  El reiki, es un recurso optimo para equilibrar los         siete chacras principales que están localizados desde
  la base de la columna hasta la parte superior de la       cabeza.

El reiki alivia los dolores fisicos. Considera a la persona de forma holística  en los cuerpos físicos, emocional, mental y espiritual, no teniendo en cuenta solamente la supresión de la patología, sino devolviéndola a un estado natural y deseable de bienestar y felicidad. La practica de reiki esta incorporada al contexto de las práctica terapeuticas complementarias reconocidas por la Organización Mundial de la Salud, (ver documento aquí). Puede utilizarse tanto en el tratamiento de uno mismo, como en el tratamiento de personas, animales y plantas.

Desde los tiempos de la medicina china, tibetana, india e incluso desde la época de los alquimistas medievales, existen técnicas milenarias que nos enseñan que la materia se transforma y puede ser moldeada con la intervención de una energía mayor.

La energía es energía, no existe energía buena ni mala, solamente existe energía bien o mal dirigida. En una persona sana, la energía atraviesa libremente nuestro cuerpo físico, fluyendo por caminos "chacras" . También rodea al campo energético al cual denominamos aura. Esa fuerza energética nutre nuestros órganos y células y regula las funciones vitales, cuando se bloquea esa energía y se interrumpe su circulación ocurre una disfunción en los órganos y tegidos de nuestro cuerpo.

En virtud de excesos físicos, emocionales, mentales y espirituales liberamos energias y esas liberaciones generan "bloqueos energéticos" que interrumpen o impiden el flujo normal de la energía vital, originando una disfunción en los órganos y tejidos del cuerpo, lo que, en consecuencia, causa la enfermendad en razón del funcionamiento deficiente o mal funcionamiento de los organos y de las glándulas.
El uso del Reiki
La práctica del Reiki se basa en un emisor que, a través de sus manos transmite Reiki (energía vital) a un receptor que puede ser él mismo u otra persona (presente o no en el espacio-tiempo), con el fin de paliar o intentar eliminar molestias y enfermedades. No obstante, dado que Reiki es una energía universal los tratamientos también pueden dirigirse a otros seres vivos como animales, plantas o situaciones.
Es una energía inofensiva, sin efectos secundarios, es práctica, segura, eficiente y compatible con cualquier otro tipo de terapia.
El método Reiki se basa en la creencia hinduista de que el correcto fluir de la Energía Vital a través de los distintos chakrases lo que asegura un buen estado de salud en el organismo. Según esta creencia, el mal funcionamiento o bloqueo de la energía en uno o varios chakras sería lo que provoca o agrava el mal estado de salud, dando lugar a enfermedades y trastornos. El método consiste en dirigir la energía Reiki a los chakras de un enfermo (receptor), desbloqueándolos y potenciando el proceso de recuperación del receptor.
El Reiki no puede reemplazar al tratamiento médico, aunque sí se puede utilizar de forma complementaria.
El Reiki llega mucho más allá del cuerpo físico. Puede resultar eficaz, en manos expertas, en multitud de molestias y trastornos tanto físicos como psicológicos, como la ansiedad, el estrés, el insomnio, la artritis, las jaquecas, los problemas gástricos y también actúa como sanador de bloqueos emocionales profundos.
Es una energía preventiva y curativa. Puede ayudar en las terapias de desintoxicación, reduce los efectos secundarios de todo tipo de tratamientos, incluyendo la quimioterapia, por ejemplo. Acelera los tiempos de recuperación y mejora el estado general de personas sanas o enfermas, ya que equilibra las energías, libera las emociones, desarrolla la conciencia, aumenta la creatividad y eleva la energía vital.
¿Qué nos aporta el Reiki?
La falta de salud no se muestra sólo en nuestro nivel físico (enfermedades); también se refleja en el nivel emocional, mental y espiritual.
Reiki puede ayudar a aliviar los dolores físicos pero considera a la persona de forma global en los cuerpos físico, emocional, mental y espiritual, de manera que, no solamente se dirige a suprimir la patología, sino también a recuperar el estado natural de equilibrio que produce bienestar y felicidad. Esto resulta esencialmente importante para poder lograr un cambio en el interior y en el entorno más inmediato. El Reiki nos ayuda a afrontar la vida con mayor equilibrio.
Aplicaciones concretas del Reiki
El Reiki se emplea actualmente en algunos hospitales de reconocido prestigio dónde se están realizando estudios sobre su efectividad. Cómo ejemplo de utilización del Reiki, en el documento "Pautas de atención integral para personas que viven con VIH/SIDA en las Américas", preparado por el Programa Regional sobre VIH/SIDA/ITS de la Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional de la Organización Mundial de la Salud, se menciona el Reiki en el apartado de "Manejo del dolor y cuidados paliativos".
  • Lesiones: Para acelerar el proceso de cicatrización y para soldar lesiones óseas. Reducir la inflamación en esguinces, sanar músculos desgarrados etc.
  • Infecciones: Ayuda al cuerpo a aumentar su capacidad para luchar contra enfermedades virales, reforzando su sistema inmunológico.
  • Cáncer: Se ha usado con éxito en combinación con quimioterapia para ayudar al organismo a mantener la fortaleza física necesaria para los tratamientos.
  • Depresión y agresividad: Reiki sirve para equilibrar energéticamente y espiritualmente a las personas.
El Reiki, más que tratar enfermedades específicas, consigue un equilibrio completo a través de la Energía Universal. De esta forma, el mismo paciente "toma las riendas" de su propia sanación.